Publicado el

¡Después de leer esto no vas a volver a usar jabones comerciales para tu piel!

Nuestro rostro es lo que nos da identidad y personalidad. Es nuestra expresión facial, nuestra imagen. Por ello, la importancia de su cuidado. ¿Cuántas veces limpias tu piel del rostro al día? Los residuos de maquillaje, el sudor, los contaminantes en el medio ambiente, el polvo que se encuentra en nuestro entorno, dañan y se adhieren a la piel, obstruyendo los poros.Por eso es importante limpiarse la cara una o dos veces al día.

Una vez que tenemos claro este aspecto, es sustancial que tomes en consideración qué tipo de jabón utilizas. La mayoría de jabones comerciales contienen componentes químicos como el cloruro de sodio, fragancias y colorantes que en contacto con la piel pueden producir irritación.

Pocas veces nos fijamos en los ingredientes que contiene un producto tan cotidiano como una barra de jabón. Si supieras que el jabón que te aplicas en la piel te causa resequedad ¿lo usarías? Es muy probable que tu respuesta sea “no”.

Por ello es que los jabones artesanales son la respuesta a las necesidades de conservar una piel limpia, sana y humectada.

Cinco buenas razones para usar jabón artesanal en lugar de marcas comerciales:

Los jabones hechos artesanalmente integra productos naturales a su elaboración: las plantas que se usan son cultivadas, deshidratadas y pulverizadas para luego ser incorporadas a la elaboración del jabón sin perder sus propiedades que hidratan y nutren la piel.

No utilizan productos químicos, como los jabones comunes (cuya estructura química tiene pH alto) y pueden producir irritación en la piel. Los mejores jabones artesanales no llevan colorantes ni esencias.

En el proceso de saponificación (el proceso químico para obtener el jabón) se utilizan aceites vegetales, esencias naturales, base  y conservan la glicerina natural del producto.

Los buenos jabones artesanales se deben dejar “reposar” hasta un mes, ya que si se usa de inmediato después de su elaboración, reseca la piel. Se envuelven para que no pierdan su aroma natural y no se expongan al aire.

Los jabones artísticos (transparentes con figuras o sin ellas, pero que contienen dos tonos) llevan una base de glicerina. Son atractivos, pero se consumen muy pronto y tienen un costo más elevado.

Existen gran variedad de jabones artesanales para todas las necesidades:

Albahaca (alivia dolores musculares y tensión)

Café (exfolia y estimula la circulación)

Romero (combate la piel grasa, antiséptico y astringente)

Lavanda (relajantes, anti estrés, cicatrizante)

Canela (propiedades afrodisíacas, disminuye fatiga y estrés)

Eucalipto (auxiliar en tratamiento quemaduras y sinusitis)

Aceite de olivo (disminuye arrugas, humecta la piel)

Avena (exfoliante, hidrata y reduce irritaciones en la piel)

Coco (hidratación profunda, regenera la piel evitando surjan manchas de la edad)

Naranja (aliada contra estrés y depresión)

Sábila (anti-acné y anticelulítico)

Menta (tonifica y refresca la piel; auxiliar en el tratamiento contra urticaria).

Aloe Vera (auxiliar en regeneración de la piel, combate arrugas y acné).

Es aconsejable revisar los productos que aplicamos en nuestra piel, sobre todo la del rostro, que es muy delicada. Si se quiere conservar una piel sana y humectada, es mejor preferir siempre los jabones artesanales sobre los comerciales, que por sus ingredientes químicos, agreden la piel y la resecan.